Los gremios van por la cláusula gatillo para enfrentar la inflación

Los gremios privados de Córdoba ya evalúan el panorama inflacionario como una variable que influirá fuertemente en la demanda por los salarios. En esa línea, algunos dirigentes sindicales aseguran que partirán con el pedido de una cláusula gatillo como resguardo, o bien la garantía de un 30 por ciento de aumento para 2019.



Los trabajadores ven que la actualización automática por inflación de los salarios es el recurso que mejor se ajusta al inestable panorama de la economía.

A esta situación se le suma como condimento la fluctuación del dólar de los últimos días, con el probable traslado a los precios.

“Lo más seguro hoy es plantear una cláusula gatillo mensual”, afirmó Héctor Morcillo, secretario general de STIA, el gremio de los trabajadores de la industria de la alimentación.

En igual sentido, Pablo Chacón, secretario general de la Asociación Gremial de Empleados de Comercio (Agec), opinó que lo más oportuno es que en el debate paritario “haya algún mecanismo de actualización”.

“No tenemos problemas en discutir un piso, mientras haya alguna cláusula de ajuste y no sea una paritaria cerrada en la que digamos un 15 por ciento y después tengamos que pedir 30 por ciento, y no podamos discutir ese otro 15 por ciento”, dijo el sindicalista.

Comercio percibirá seis por ciento de aumento en marzo, cerrando un 45 por ciento anual. La paritaria de este sector es de abril a abril, por lo que en marzo ya habrá estimaciones.

En el caso de STIA, acordó hasta el cuarto mes del año, cuando sumará 41,5 por ciento anual de incremento acumulado. “El piso no puede ser inferior al 35 por ciento más la diferencia de lo perdido en el período anterior de cada paritaria”, dijo el gremialista.

 Estatales


Los trabajadores provinciales incorporaron el año pasado la actualización de los salarios de acuerdo con la inflación, y en el comienzo de 2019 la oferta de aumento salarial del Ejecutivo provincial incluyó la cláusula gatillo entre los puntos.

El ofrecimiento para la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC) y para el Sindicato de Empleados Públicos (SEP), fue similar, pero los docentes lo rechazaron la semana pasada por considerarlo “insuficiente”.

La propuesta incluía un aumento salarial escalonado con sumas fijas y no remunerativas de mil pesos por mes (820 pesos para los jubilados) hasta enero de 2020, más cláusula gatillo atada a la inflación desde marzo, que les garantizaría que al 31 de octubre el incremento salarial acumulado no fuese inferior al 23 por ciento.

UEPC suma apoyo a la marcha por paritarias

Como resguardo para las arcas provinciales, a partir del mes de julio se continuará con la cláusula gatillo, pero se analizará la evolución de la recaudación fiscal. Este fue uno de los puntos discutidos por los docentes, que reclamaban cláusula sin restricción.

Los municipales de la ciudad de Córdoba gozan por segundo año consecutivo de un índice de corrección salarial municipal (ICSM) para actualizar sus salarios mediante un promedio de los índices de precio al consumidor (IPC) del Indec, de la Dirección de Estadística de la provincia de Córdoba, y de San Luis, de Santa Fe y de la ciudad de Buenos Aires.

El Concejo Deliberante volvió a aprobar el acuerdo para 2019, pero con la modalidad de que este año el aumento será bimestral.

 Otros gremios

Los metalúrgicos agrupados en UOM seccional Córdoba llevarán una propuesta al consejo directivo nacional del gremio que contemple lo que se perdió en 2018.

“Un 30 por ciento que se calcula para este año hasta 2020, pero le queremos agregar un 12 por ciento que se ha perdido por la inflación”, dijo Rubén Urbano, secretario general de UOM.

Urbano adelantó que el pedido debe comenzar a trabajarse desde ahora y “no llegar a mayo”, puesto que las cámaras empresariales “dilatan” la negociación. El gremialista explicó que los trabajadores metalúrgicos redondearán, en la segunda quincena de marzo, un 38,6 por ciento de aumento anual.

En la Asociación Bancaria, que viene de incorporar 1,6 por ciento en enero para “empatar” con la inflación de 2018, aseguran que, por la inflación, hablar de un piso de aumento salarial es “difícil”.

“No podemos tirar un número hoy cuando el dólar está pegando saltos, y cada salto son cinco o seis puntos de devaluación. Y todo se traslada a los precios, por lo que no podemos tener una visión clara”, analizó Raúl Ferro, dirigente de los bancarios cordobeses.

Por otro lado, evaluó que pedir “30 por ciento no es alocado ni errado”, y estimó que “de ahí para arriba, habrá que discutir”. “El Gobierno ofrece el 23 por ciento, y eso quedó en el olvido”, sentenció.

En 2018, los judiciales tuvieron un 32 por ciento de aumento frente al 47,5 por ciento de inflación. La semana pasada, plantearon un reclamo al Tribunal Superior de Justicia para exigirles “una urgente recomposición salarial”.

“Con la masa salarial del poder judicial, se dieron una monumental recomposición salarial que sólo beneficia al sector de magistrados y funcionarios. Para ser claros, han puesto muchísimo dinero en el bolsillo de los que más ganan y han relegado a los empleados que diariamente hacemos gran parte del trabajo”, criticó Federico Corttelleti, secretario general de los judiciales.


Auspicia

Auspicia
www.riocuartoaldia.com. Con la tecnología de Blogger.